martes, 2 de mayo de 2017

LECTURA: NEUROTRANSMISORES Y NEUROTOXINAS (1º BACHILLERATO)

Los neurotransmisores son esenciales para que los impulsos nerviosos salten de una neurona a otra en la sinapsis y, de esta manera, que los impulsos sensoriales alcancen los centros nerviosos. Sin embargo, determinadas sustancias actúan como verdaderos venenos nerviosos a nivel de las hendiduras sinápticas, dificultando la transmisión de los impulsos nerviosos entre neuronas: son las neurotoxinas. La mayoría son producidas por microorganismos, por plantas tropicales o incluso por animales superiores. Una de las más conocidas neurotoxinas es el curare. Su principio activo es un alcaloide que se extrae de las hojas de una planta de la Amazonia y que  bloquea  los  receptores  para  el  neurotransmisor acetilcolina  en  las  sinapsis  neuromusculares.  Como resultado, no llegan impulsos nerviosos a los músculos, que permanecen en estado permanente de relajación.


Si esto ocurre en los músculos respiratorios, se puede producir la muerte de la persona por asfixia. Los indios amazónicos  conocían  estas  propiedades  de  dichas plantas y untaban desde hace siglos la punta de sus flechas con extractos de ellas. Algunas especies de ranas tropicales de la familia de los Dendrobátidos, caracterizadas por su pequeño tamaño y sus colores muy vistosos, también segregan alcaloides de acción parecida a la del curare. Este veneno también es utilizado, desde tiempos remotos, por ciertas tribus de indios amazónicos de la zona del Pacífico.
Dos ejemplos de enfermedades producidas por neurotoxinas son el tétanos y el botulismo.

 El tétanos. La bacteria Clostridium tetani, que vive frecuentemente en diferentes tipos de suelos, no es una bacteria patógena capaz de invadir tejidos animales y sería inofensiva si no fuera porque produce una neu- rotoxina de naturaleza proteica de potentes efectos. Cuando una herida que no ha sido convenientemente tratada se infecta con bacterias de esta especie, la neurotoxina pasa a la circulación sanguínea y, al llegar a las sinapsis nerviosas, bloquea las sinapsis musculares inhibidoras de la contracción muscular. Como consecuencia de ello, los músculos que se encuentran contraídos por la llegada de impulsos nerviosos, ya no se relajan posteriormente y, debido a ello, permanecen  permanentemente  contraídos:  esta  situación denominada tetania muscular es la vulgarmente conocida como la enfermedad del tétanos. Los efectos de esta neurotoxina dependen de los músculos afectados. Si se trata de los músculos torácicos, se puede producir también la muerte por asfixia.

 El botulismo. Otra especie del género Clostridium, la bacteria Clostridium botulinum, produce una neurotoxina extremadamente potente, llamada neurotoxina del botulismo. Hay datos que indican que un solo miligramo de esta neurotoxina es capaz de matar a un millón de conejos de experimentación. El efecto de esta neurotoxina es que impide la liberación de acetilcolina en las sinapsis motoras, con lo que se inhibe la contracción muscular y sus efectos son similares a los del curare, solo que es 50 veces más potente que él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario